Amiga tengo el corazón herido, el hombre que yo quiero es “guay”, lo estoy perdiendo, estoy sufriendo, llorando de impotencia, no puedo retenerlo…

Amiga mientras quede un esperanza, tu tienes que luchar por ese amor, si él es el hombre de tu vida, no te des nunca por vencida, que vale todo si se lucha por amooooooooooooooor… WTF??? No, no y mil veces no.

La verdad no entiendo como en pleno siglo XXI aún siguen existiendo hombres  closeteros con novias, ¿por qué? Y lo peor no son ellos, son… ¡las novias! Dijeran ustedes, son feas, a lo mejor no agarran nada, pero no, son bonitas, de buen cuerpo,  pero por alguna razón han decidido andar con un gay, que a 10 km se le nota.

Es por eso que este miércoles de tips se lo dedicaré a todas aquellas mujeres que prefieren cegarse antes de aceptar que más vale estar sola, que con alguien que nunca podrá ser feliz a tu lado. Les recuerdo que no soy homofóbica ni nada, más bien soy como la hija de Rupaul y Jack McFarlane, criada por Paulina Rubio y apadrinada por Perez Hilton, así que no quiero que mañana esté una manifestación arcoíris exigiendo mi cabeza con melena ombre rubia a las afueras de mi mansión de colonia rústica. ¡He dicho!

Primeramente iniciaremos este miércoles de tips identificando que tan bien sirve tu gaydar:

1. ¿Escuchas rumores de que tu novio es gay?… ¡Lo es! Para empezar tu novio no es Justin Bieber para provocar envidias por sus millones. Es un ser normal, con pantalones ajustados, voz delicada y un gusto por tu ropa que no puede ocultar. Huele a gay, sabe a gay, sorry, pero es gay.

2. Se fija en tu peinado, tu ropa y tu maquillaje. Ningún hombre tiene la capacidad para identificar lo que está de moda, no sé, simplemente no se les da. Ningún hombre te va a decir, “wow! esa blusa está super in”. No, jamás,  a lo mucho se fijará si con ese pantalón se te ve bien el ass, o con la blusa se te ven buenas bubis, pero si se fija exclusivamente en tu ropa o busca constantemente cambiar tu estilo, es gay.

3. Prefiere a sus chiles. No digo que a los hombres no les guste andar con los “mismos p&nches chiles de siempre” o mejor dicho, sus compas, pero está muy raro que siempre que anda con ellos y se emborracha termine desnudo. ¡A  mi no me la pega! Lo que pasa es que tu novio es closetero y nomás toma alcohol se desinhibe y le sale la loba que lleva dentro.

4.  Halloween es un pretexto. Se viste de mujer en Halloween, no, no, no, es que una cosa es que te siga el rollo vestido de mujer y la otra es que esté EN-CAN-TA-DO con la falda que le prestaste. Los chicos que se visten de mujer en Halloween, sorry boys, pero ¡a mi no me la pegan!

5. No quiere estar encima tuyo todo el día. ¡A mi no me la pega… es gay! La mayoría de los hombres son SO NASTY y tienes que aplicarles control para que no te traten de agarrar el glúteo, obvio tu glúteo está durísimo por tanto gym, así que se entiende que al hombre se le antoje. Si no tienes que estar como César Milán entrenando su perro, sorry, pero es gay.

Ahora que ya te entró la duda sobre tu relación es hora de ver qué vamos a hacer al respecto.

1. Córtalas manita. Antes de que te cases con él y lo encuentres en un rancho con su mejor amigo (sólo estoy suponiendo que esto podría pasar) termina la relación de la mejor manera posible, porque manita, no hay nada peor que el hechizo de un gay. Te quedarás salada de por vida.

2. Be a lady. Por alguna razón él te eligió como pareja, te admira o te encuentra demasiado necesitada que sabe que nunca te darás cuenta, no sé, pero sería bueno que hablaras con él directamente y no anduvieras de mitotera hablando a sus espaldas. Si tienes dudas o tienes algo que decirle resuélvelo con él; sería muy bajo que lo cortarás, no le dieras motivos y después te pusieras a decirle a todo el mundo que lo cortaste por “joto” (muy fea palabra por cierto, si no eres parte de la comunidad, ni drag queen, como yo, no la uses). Compórtate como mujer, pues para empezar tú fuiste la que tenía el gaydar descompuesto.

3. Sé su amiga. Muchas veces ni siquiera ellos mismos saben cómo aceptarse, es muy difícil y más en nuestra sociedad machista que un gay se ame por quien es. Así que quizás tu novio tiene ese gusanito que trata de apagar, apóyalo, igual y tu eres esa persona que él necesita para soltarse el cabello, vestirse de reina, ponerse tacones, pintarse y ser bella, caminar hacia la puerta,  mirar la noche que ya no es oscura… es de lentejuelas.

Cartitas, comentarios, mentadas de mother, reclamaciones ( no acepto), lo que sea ahí me los dejan abajito

SÍGUEME

FACEBOOK . TWITTER . PINTEREST . INSTAGRAM . BLOGLOVIN’

XOXO

A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s